MoodProbio 30 cápsulas - Health Aid

Nuevo producto

USO TRADICIONAL

Ayuda para aquellas personas que necesitan mejorar el bienestar emocional, que están bajas de ánimo, sufren ansiedad y estres y además padecen regularmente problemas de hinchazón u otros síntomas intestinales relacionados con el estrès.

Complemento alimenticio a base de cepas de Lactobacilos  y Bifidobacterias

SUGERENCIA DE USO

Para adultos, una cápsula al día con el desayuno.

Más detalles

Limited special offer

26,91 €

29,90 €

-10%

- +

 
Información

APTO PARA VEGANOS Y VEGETARIANOS

PRESENTACIÓN

  • 15,60 g (30 cápsulas).

OBSERVACIONES

  • No debe superar la dosis diaria expresamente recomendada para este producto.
  • Antes de tomar este producto, consulte con su profesional de la salud si esta tomando medicación
  • Conservar en un lugar fresco y seco. Una vez abierto conservar en el frigorífico.
  • Mantener el producto fuera del alcance de los niños más pequeños.
  • Todos los cultivos son estables a temperatura ambiente durante 24 meses desde la fecha de fabricación.

PRECAUCIONES

  • En personas con enfermedades de base muy graves, que causan algún tipo de inmunodeficiencia o que toman inmunodepresores, existe un cierto riesgo de que puedan penetrar en el medio interno y producir bacteriemia e incluso endocarditis. Consulte con su especialista en salud antes de tomar este suplemento si usted sufre de una afección médica, está tomando medicación prescrita, está embarazada o en periodo de lactancia o sufre de alergias alimentarias.

INTERACIONES POTENCIALES CON MEDICAMENTOS

  • los antibióticos afectan negativamente a los lactobacilos y Bifidobacterias; si se está en tratamiento con antibióticos, es beneficioso tomar suplementos de probióticos al mismo tiempo y continuar tomándolos durante un par de semanas después de que haya terminado el tratamiento con estos medicamentos.

POSIBLES EFECTOS SECUNDARIOS

  • Los probióticos pueden causar ocasionalmente un aumento temporal de gases, hinchazón o erupciones en la piel.

NO CONTIENE

  • Sin gluten
  • Organismos genéticamente modificados (OGMs).
  • Levadura
  • Trigo
  • Soja
  • Derivados Lácteos, huevos ni frutos secos
  • Libre de colorantes, conservantes y saborizantes artificiales.

INFORMACIÓN DE INTERES

¿Qué es MoodProbio?

  • MoodProbio combina 8 cepas de probióticos, investigadas mundialmente, que han demostrado beneficiar la salud intestinal y digestiva. La mezcla probiótica en MoodProbio es una combinación de bacterias productoras de ácido láctico tales como Lactobacillus y Bifidobacterium. Debido a sus efectos bactericidas y antiproliferativos contra los patógenos, ayudan a regular las funciones intestinales. Además, presentan un efecto estimulante sobre la inmunidad.

  • MoodProbio tiene el beneficio añadido de los fructo-oligosacáridos (FOS), los cuales actúan como prebióticos, ayudando a la proliferación de las bacterias beneficiosas del intestino.

  • Esta asociación de cepas de probióticos junto los FOS ayuda a evidenciar la conexión intestino-cerebral y así ayudar a modular el estado de ánimo y luchar frente al estrés, facilitando el bienestar emocional.

ALEGACIONES DE SALUD PERMITIDAS

  • Hasta el momento, no existe ninguna alegación permitida para los principios activos descritos en esta formulación.

Aplicaciones potenciales

  • Para aquellos que padecen regularmente problemas de hinchazón u otros síntomas intestinales relacionados con el estrés.
  • Aquellos que están bajos de ánimo y sufren de ansiedad y estrés.
  • Los que sufren malestar intestinal persistente y severo.
  • Aquellos que siguen una dieta pobre, baja en alimentos ricos en nutrientes.
  • Personas con sensación de letargo después de una comida.
  • personas que desean mantener un sistema inmunológico saludable.
  • Personas que se sientan cansadas, fatigadas o somnolientas durante todo el día.

¿Como actúa MoodProbio?

¿Qué es el eje cerebro-intestinal?

  • El intestino contiene alrededor de 100 millones de neuronas, el mayor conjunto de neuronas fuera del cerebro. Éstas tienen similitudes estructurales y funcionales con las del cerebro.

  • El sistema nervioso propio del intestino está conectado con el cerebro de forma bidireccional. Por un lado el intestino recibe información del cerebro, y, por otro lado, el intestino envía mensajes al cerebro. Esta comunicación del intestino con el cerebro se produce tanto por vía nerviosa como por vía sanguínea y es la que se le denomina eje cerebro-intestinal.

  • El intestino, además de poseer un sistema nervioso propio, también alberga un ecosistema propio, la flora intestinal. La flora o microbiota intestinal es un conjunto de microorganismos alojados en el intestino que intervienen en el normal funcionamiento del mismo. tienen diversas funciones, como proteger de microbios perjudiciales, participar en la absorción de incorporación de los nutrientes, sintetizar vitaminas y eliminar sustancias tóxicas o cancerígenas. También interviene en la comunicación entre el intestino y cerebro.

  • La flora intestinal viene determinada desde el periodo neonatal (al pasar el feto por el canal del parto adquiere sus primeros microorganismos intestinales), pero se va modificando con la edad. Además de los cambios propios de la edad, también existen otros factores que pueden modificar la flora intestinal, como la nutrición, los hábitos de vida, los antibióticos y el estrés. Cuando se altera el equilibrio de la flora intestinal, se favorece la colonización del intestino por microorganismos patógenos, que pueden provocar enfermedades tanto locales, en el propio intestino, como generales.

¿Qué efectos tienen los alimentos y la flora intestinal en el cerebro?

  • Las sustancias químicas que intervienen en la transmisión de la información entre las neuronas de nuestro cerebro, los denominados neurotransmisores, son los responsables de las diferentes funciones mentales: memoria, atención, estado de ánimo etc. Muchos de ellos proceden de forma muy directa de los nutrientes que obtenemos de los alimentos. Estos nutrientes sufren una serie de transformaciones por parte de las células intestinales y la flora intestinal, obteniéndose una serie de sustancias, también conocida como neurometabolitos, que alcanzan nuestro cerebro por vía nerviosa o sanguínea.

  • En este sentido, diversos estudios indican que algunas cepas específicas de lactobacilos y Bifidobacterias pueden optimizar la producción y función de sustancias químicas importantes como la serotonina y la dopamina, implicadas de manera significativa en el estado de ánimo y necesarias en el cerebro para una función cognitiva y un enfoque saludables.

  • La serotonina, por ejemplo, es un neurotransmisor que influye en nuestro estado de ánimo; procede de un aminoácido que obtenemos de los alimentos, el triptófano. Por otro lado, dos de las especies bacterianas que abundan en nuestro intestino, los lactobacilos y Bifidobacterias, transforman el glutamato, un aminoácido que forma parte de las proteínas que ingerimos con la comida, en ácido gamaaminobutírico (GABA), que es el principal neurotransmisor inhibidor del cerebro. Este neurotransmisor influye en el estado emocional y en la capacidad cognitiva del individuo. Otras bacterias producen noradrenalina y acetilcolina, otros dos neurotransmisores principales del cerebro.

Probióticos y la salud mental

  • Varios estudios demuestran el papel de la microbiota intestinal en la función cerebral, el comportamiento y la salud mental, especialmente en el estrés y la ansiedad. En el 29º Congreso mundial del Instituto Internacional de Neuropsicofarmacología (CINP) celebrado en Vancouver, Canadá, en junio de 2014, un grupo de expertos presentó el simposio "Microbiota intestinal y función cerebral: Relevancia a los trastornos psiquiátricos". El simposio abarcó una amplia gama de temas, incluyendo la microbiota intestinal y la función neuroendocrina, la influencia de la microbiota intestinal en  el comportamiento, los probióticos como reguladores del cerebro y el comportamiento y la imagen del eje intestinal-cerebral en los seres humanos. Asimismo, se expuso que la microbiota produce sustancias neuroactivas y sus precursores (por ejemplo el triptófano), que pueden llegar al cerebro a través de vías autonómicas endocrinas y aferentes.

  • En relación a su mecanismo de acción existe una creciente evidencia que apunta a un efecto de la microbiota intestinal comensal en el sistema nervioso central (SNC). El GABA es el principal neurotransmisor inhibidor del SNC y participa significativamente en la regulación de muchos procesos fisiológicos y psicológicos. Las alteraciones en la expresión central del receptor GABA están implicadas en la patogénesis de la ansiedad y la depresión, que son altamente comórbidas con trastornos intestinales funcionales.[2] 

Conclusiones de los estudios:

  • En resumen, las investigaciones han arrojado pruebas convincentes de la relación entre la proliferación de la bacterias intestinales y la función cerebral.

  • El intestino y el cerebro están íntimamente conectados a través del eje cerebro-intestino, lo que implica una comunicación bidireccional a través de las vías neuronal, endocrina e inmunológica.

  • Los suplementos que contienen especies microbianas (probióticos), pueden usarse terapéuticamente para modificar las respuestas al estrés y los síntomas de ansiedad y depresión.

  • La microbiota intestinal puede jugar un importante papel en la creación de diversos neurotransmisores del cerebro que tienen un efecto significativo en el estado de ánimo.

La mezcla de cepas probióticas en MoodProbio es una combinación de ocho cepas productoras de ácido láctico, lactobacilos y Bifidobacterias. Varios estudios han demostrado que estas cepas tienen un efecto beneficioso sobre la función cerebral, el comportamiento y la salud mental.

Las cepas utilizadas en MoodProbio son :

  • Bifidobacterium longum y L. rhamnosus pueden ayudar a estimular la producción de neurotransmisores como GABA y serotonina.

  • Lactobacillus plantarum actúa como un agente neuroprotector capaz de mejorar la memoria.

  • Lactobacillus helveticus puede mejorar la salud cerebral y la función cognitiva reducida por la edad.

  • Lactobacillus casei puede aumentar la producción de triptófano y modular la concentración de serotonina y dopamina.

  • Lactobacillus salivarius y Lactobacillus brevis modulan el estrés y reducen la ansiedad, fatiga crónica y depresión mediante la estimulación de producción de serotonina y GABA.

  • Lactobacillus plantarum estimula la dopamina y refuerza la concentración.

  • Bifidobacterium infantis combate los cambios neuronales asociados con el estrés.

MoodProbio contiene cepas de Lactobacillus y Bifidobacterium que aportan los siguientes beneficios:

  • Pueden ayudar a reducir los pensamientos negativos asociados con el estado de ánimo triste.
  • Pueden ayudar a normalizar y mantener unas funciones intestinales y nerviosas saludables.
  • Pueden ayudar a reducir las bacterias patógenas y levaduras en el intestino y el equilibrar el pH intestinal.
  • Pueden ayudar a reducir la inflamación intestinal y cerebral.
  • Ayudan a mejorar la salud general del intestino.
  • Ayudan a mejorar la absorción y asimilación de nutrientes.
  • Pueden ayudar a aumentar la inmunidad.
  • Pueden contribuir a reducir la fatiga crónica. 

INGREDIENTES ACTIVOS DE MOODPROBIO:

Bifidobacterium longum

  • Bifidobacterium longum es una bifidobacteria que se localiza en el intestino y la vagina, que ayuda a mantener los sistemas digestivo e inmunológico saludables. Es una bacteria no patógena Gram-positiva y anaeróbica. Convierte los azúcares en ácido láctico por fermentación, ayudando a disminuir el pH en el intestino grueso. También inhibe el crecimiento de bacterias patógenas, siendo una de las cepas más efectivas en este sentido; asimismo, reduce la inflamación y trata el estreñimiento.

  • Bifidobacterium longum se transfiere de la madre al niño a través de la lactancia materna. Esta transferencia temprana ayuda a estimular el sistema inmunológico del bebé; la diarrea y alergias son menos predominantes en los bebés alimentados con leche materna. En los adultos, Bifidobacterium longum también mantiene el sistema inmunológico saludable, ayudando a equilibrar la microbiota intestinal.

  • Esta bacteria presenta una serie de ventajas psicológicas, incluyendo el aumento de las funciones cognitivas y una mejor memoria. Por otra parte, este probiótico es capaz de disminuir la ansiedad tanto para los sujetos sanos como para aquellos que sufren de problemas gastrointestinales (colitis, sobrecrecimiento de patógenos, etc). Las capacidades antioxidantes de Bifidobacterium longum también  beneficia a aquellos que luchan con la depresión, problemas de manejo de la ira y niveles de cortisol aumentados.

Bifidobacterium infantis

  • Bifidobacterium infantis es una bacteria probiótica que habita en el intestino de los bebés y adultos. Los ácidos producidos por esta bacteria pueden ayudar a impedir el crecimiento o la colonización de bacterias dañinas en el colon, restableciendo el equilibrio intestinal y manteniendo la salud digestiva normal. La mayoría de B. infantis producen sustancias inhibidoras similares a las bacterocidas patógenas, y algunas cepas son capaces de producir vitaminas del grupo B, como la tiamina (B1), ácido nicotínico (un derivado B3) y ácido fólico.

  • Asimismo, Bifidobacterium infantis reduce la permeabilidad intestinal, u aumenta activamente la producción de ácidos gástricos dentro del intestino, lo que mejora la digestión y la detección inmune contra patógenos. A nivel cerebral participa en la producción de serotonina.

Lactobacillus plantarum

  • Lactobacillus plantarum es una bacteria de la familia Lactobacillaceae, que tiene actividades antioxidantes importantes y también ayuda a mantener la permeabilidad intestinal. Asimismo se ha encontrado en diversos estudios que el Lactobacillus plantarum es capaz de aumentar el factor neurotrófico derivado del hipocampo cerebral lo que significa que puede tener un papel beneficioso en el tratamiento de la depresión. Además, estimula la producción de dopamina, refuerza la concentración y puede actuar como un agente neuroprotector capaz de mejorar la memoria.

Lactobacillus  helveticus

  • Una importante evidencia científica apoya que L. helveticus influye positivamente en la salud humana. Varios estudios demostraron que posee muchas propiedades probióticas comunes, tales como la capacidad de sobrevivir el tránsito gastrointestinal, adherirse a células epiteliales y antagonizar patógenos. Estudios in vivo en modelos murinos demostraron que L. helveticus podría prevenir infecciones gastrointestinales, mejorar la protección contra patógenos, modular las respuestas inmunes del huésped y afectar la composición de la microbiota intestinal.

  • Asimismo varios estudios sugirieron que las actividades enzimáticas específicas de L helveticus podrían beneficiar indirectamente al huésped humano aumentando la biodisponibilidad de nutrientes, eliminando los alérgenos y otras moléculas indeseadas de los alimentos y produciendo péptidos bioactivos a través de la digestión de las proteínas alimentarias.

  • Cuando se combina con Bifidobacterium longum, esta bacteria beneficiosa constituye una alternativa segura para controlar los cambios de humor y los trastornos nerviosos. Disminuye activamente la depresión, la ansiedad, la ira, la hostilidad y las experiencias paranoicas, lo que demuestra una vez más el importante papel que desempeña el eje intestino-cerebro en la salud general del individuo.

Lactobacillus casei

  • Lactobacillus casei es una especie de bacteria anaerobia Gram positiva que se encuentra en el intestino y boca de los humanos. Es considerable destacar que diversos estudios realizados han confirmado la cepa L. casei ha demostrado que puede reducir la incidencia y disminuir la duración de ciertos tipos de diarrea de origen infeccioso, ejerciendo  un papel protector sobre la flora intestinal normal, lo que condiciona a su vez un mejor funcionamiento de las células que conforman las paredes intestinales. También, han demostrado mejorar algunos de los parámetros del sistema inmunológico. Entre dichos efectos beneficiosos destaca el mantenimiento de la flora intestinal, la modulación de la renovación celular a nivel del epitelio intestinal y la contribución a la conservación del equilibrio del sistema inmunológico.

  • Uno de los resultados más prometedores descubiertos en relación con Lactobacillus casei y el bienestar psicológico es el impacto beneficioso de este probiótico en el síndrome de fatiga crónica (CFS). Los hallazgos de estos estudios fueron concluyentes al demostrar que Lactobacillus casei no sólo puebla exitosamente la microflora intestinal a través de colonias resistentes, sino que estas cepas de probióticos también reducen la ansiedad, el dolor gastrointestinal y el malestar, así como los cuadros depresivos.

  • L. casei puede prevenir la hipersecreción de cortisol y los síntomas físicos bajo condiciones estresantes, posiblemente a través de la señalización aferente vagal al cerebro y la reducción de la reactividad al estrés en el núcleo paraventricular.

Lactobacillus brevis

  • esta bacteria proporciona beneficios antiinflamatorios al sistema digestivo humano. Asimismo, inhibe significativamente el desarrollo de patógenos como Candida albicans y Escherichia coli, que más frecuentemente inducen infecciones vaginales y intestinales, respectivamente. Además, los estudio realizados con la ayuda de L. brevis han revelado que este microorganismo puede mejorar la ansiedad.

Lactobacillus salivarius

  • L. salivarius se encuentra en la boca y el intestino delgado. No sólo es útil para mantener la salud dental, pero los estudios también sugieren que podría ayudar a mejorar los problemas gastrointestinales. la mejoría general de las funciones digestivas es, con mucho, una de las ventajas más obvias provocadas por una colonización sostenida con Lactobacillus salivarius dentro del intestino. A medida que estas reuniones probióticas prosperan por el revestimiento de las paredes intestinales, participan activamente en los patrones digestivos mediante el aumento de los niveles de ácido láctico.

  • Lactobacillus salivarius puede ofrecer apoyo mental considerable cuando se encuentra de forma consistente dentro del organismo. Un articulo de 2011 muestra que las colonias de Lactobacillus salivarius estimulan y energizan la conexión cerebro-intestino a través del nervio vago, llevando a las lecturas mejoradas del estrés (que es visible a través de niveles bajos de cortisol), ansiedad, fatiga crónica y depresión.

Lactobacillus rhamnosus

  • Lactobacillus rhamnosus es una bacteria que coloniza el tracto digestivo y equilibra la microflora intestinal. Resulta una ayuda eficaz en el tratamiento o prevención de la diarrea causada por rotavirus en bebés y niños. También se ha utilizado ara tratar la enfermedad de Crohn, la intolerancia a la lactosa o las  infecciones vaginales  provocadas por levaduras.

  • Lactobacillus rhamnosus, a través de su impacto positivo en el nervio vago, tiene el potencial de regular las respuestas de comportamiento en sujetos sanos a largo plazo.  Ejerce una acción beneficiosa sobre los síntomas de ansiedad y fatiga crónica, mejorando así el estado de ánimo.

  • Investigaciones publicadas en Proceedings of the National Academy of Sciences el 29 de agosto de 201 informaban que esta bacteria tiene efectos sobre los receptores del neurotransmisor GABA. Ratones que fueron alimentados con L. rhamnosus mostraron menos ansiedad y tuvieron niveles diferentes de sensores químicos del cerebro y hormonas del estrés.

Fructooligosacáridos (FOS)

Los fructooligosacáridos pertenecen a un grupo de compuestos que se conocen colectivamente como prebióticos.

Son un tipo de fibra soluble, oligosacáridos naturales cuya estructura está formada por moléculas de glucosa y fructosa que se encuentran presentes en muchas frutas y vegetales como el plátano, la cebolla, los ajos, los espárragos, la achicoria, las alcachofas, etc.

El organismo no es capaz de digerir estos compuestos ni de asimilarlos, sin embargo su consumo se asocia a su capacidad para modificar la composición de la microflora del colon favoreciendo:

  • La estimulación de la función inmunológica al favorecer el crecimiento de la flora considerada beneficiosa (especialmente la Bifidobacterias) e inhibir el de bacterias consideradas de riesgo, como es el caso de E. coli, Shigella o Salmonella.
  • La reducción de molestias digestivas como el exceso de gases o el tránsito intestinal irregular.
  • La absorción de diversos minerales como el calcio; los estudios empleando modelos animales han demostrado que la degradación de los FOF por parte de la microflora aumenta significativamente la absorción de calcio y magnesio. Los estudios en seres humanos también han demostrado que el consumo de FOS mejora la absorción de calcio.
  • La reducción de riesgo de alteraciones de la salud relacionadas con un transito intestinal lento y el contacto con la mucosa intestinal de sustancias toxicas nocivas para la salud.

RECUERDE

La información contenida en nuestra web tiene únicamente carácter informativo, no debe entenderse nunca como sustituto de un tratamiento, diagnostico o prescripción médica, en caso de duda consulte siempre con su médico o especialista.

30 productos en la misma categoría